¡Primeros días de guarde o cole para tus peques! Con la ilusión y ese cierto temor tan de padres primerizos -¿estará bien? ¿comerá? ¿cómo se portará?- llega lo inevitable: el foco de infección de enfermedades. ¿Lo peor? ¡Que acabáis igual toda la familia! Sigue leyendo, ¡te lo contamos todo sobre infecciones y contagios!

Resfriados, gastroenteritis, infecciones cutáneas o dermatitis, conjuntivitis…

En aras de normalizar dicha situación y ayudar a los padres, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha compilado una serie de consejos para prevenir contagios en la mayor medida posible, lanzando un mensaje de tranquilidad: «en condiciones normales, un niño supera esa etapa sin más problemas».

¿Cómo se transmiten las infecciones?

—Por vía fecal-oral: los microbios se eliminan por heces y el contagio al ingerirlos. Afecta a muchos niños entre 2 y 3 años que no son capaces de controlarlo. Las más habituales: gastroenteritis víricas y por bacterias, hepatitis A e infecciones intestinales.

—Por vía respiratoria: Al toser o estornudar se propagan gérmenes en aerosol aspirados por otras personas (lo más común).  Resfriados, faringitis, laringitis, tos ferina, varicela, sarampión, gripe, meningits y tuberculosos son ejemplos de transmisión por dicha via.

—Por contacto (piel):  de persona a persona o a través de objetos. Infecciones de piel, piojos y sarna.

—Por contacto con fluidos: por sangre, saliva u orina. Por ejemplo, del herpes simplex.

¿Cómo prevenirlas?
—Vacunación correcta de niños y adultos. En el caso de los cuidadores, los pediatras recomiendan vacunarse anualmente contra gripe y  hepatitis A.

—Lavarse las manos. ¡Esencial! Es básico en la prevención. Las escuelas deben tener instalaciones ad hoc para que los niños se laven las manos y se establezca una rutina. Y en casa, debemos dar ejemplo. Esencial antes de preparar la comida y tras cambiarle los pañales.

—Lavar a menudo los juguetes y a diario paños de cocina y toallas.

—En determinados casos y según enfermedad, se podrá aislar temporalmente al niño o el adulto enfermo en otra estancia.

—Es innecesario administrar antibióticos a un niño como prevención. Solo en situaciones muy concretas y bajo prescripción médica.

—Vigilar e informar inmediatamente las enfermedades transmisibles que demandan medidas preventivas.

—El centro escolar está obligado a informar a los padres de cualquier tipo de brote contagioso, desde piojos hasta sarampión.

 

¿Sabías de todas estas medidas y consejos? ¿Te han resultado útiles? ¡Cuéntanos!

 

Be Sociable, Share!