¿Sientes que la primavera no te sienta bien? Si picores, dermatitis, irritaciones, estornudos y demás te acompañan cada año… ¡sigue leyendo! Te lo contamos todo aquí…

Lo primero… ¡tranquilo/a! Las alergias son bien comunes y en ellas juegan papel importante tanto los genes como el entorno. Si tus padres sufren de alguna alergia, es muy probable que también las sufras.

El sistema inmunitario que normalmente nos protege de  bacterias y virus, también reacciona ante sustancias extrañas o ajenas, llamadas alergenos. Por lo general son inocuos, ya que no afectan a la mayoría de personas.

En una persona alérgica, la respuesta inmunitaria es hipersensible. Cuando el sistema reconoce un alergeno, libera una respuesta: se secretan químicos como las histaminas, responsables síntomas de alergias. ¡Por eso la solución se llama “antihistamínico”!

Entre los alergenos comunes:

  • Fármacos
  • Polvo
  • Alimentos
  • Veneno de insectos
  • Moho
  • Caspa de mascotas y otros animales
  • Polen
  • Algunas sustancias de los perfumes, etc.

En algunas personas, los síntomas son similares frente a las alergias que frente a las temperaturas cálidas o frías, la luz del sol y otros desencadenantes ambientales. Algunas veces, la fricción (un roce o un golpe fuerte en la piel) generará los síntomas.

Las alergias también pueden empeorar ciertas afecciones, como los problemas sinusales, los eccemas y el asma.

Síntomas
La parte del cuerpo que entra en contacto con el alergeno queda afectada por los síntomas relacionados, aunque no siempre. Por ejemplo:

  • Los alergenos que se inhalan producen congestión nasal, picazón en garganta y nariz, producción de moco, tos y sibilancias.
  • Los alergenos que entran en contacto con los ojos pueden provocar ojos pruriginosos, llorosos, rojos e hinchados.
  • Comer algo a lo que se es alérgico puede causar náuseas, vómitos, dolor abdominal, cólicos, diarrea, o una reacción grave y potencialmente mortal.
  • Los alergenos que entran en contacto con la piel pueden provocar erupción cutánea, urticaria, picazón, ampollas y descamación cutánea.
  • Las alergias farmacológicas por lo general comprometen todo el cuerpo y pueden llevar a que se presente una variedad de síntomas.

Solución

Si bien las alergias que ya manifestadas no tienen marcha atrás, ayuda llevar una vida sana, reforzar el sistema inmunitario y, ante los brotes, tratarlos con los antihistamínicos adecuados y llevar un seguimiento con tu farmacéutico de confianza o médico de cabacera.

También es importante mantener bien limpias las alfombras, mantas, cortinas, colchones, edredones y otros tejidos susceptibles de acumular ácaros y otros alergenos naturales.

¿Quieres saber más? ¡Pregúntanos! ¿Cuál es tu caso, a qué eres alérgico/a?

Be Sociable, Share!